Con una belleza y atractivo innegable, una estupenda ubicación y asequible en muchos aspectos, la ciudad de Cuenca reúne muchos puntos para ser un destino ideal para una escapada familiar. Entre ellos un guía muy especial, llamado Leo Mangana

 

En su decidida apuesta por un público familiar, incluso antes de la pandemia, la ciudad de Cuenca cuenta, además del Sello de Turismo Familiar, con otras garantías que se prestan de manera ideal a este tipo de viajeros. Estándares adecuados en hoteles, centros culturales, restaurantes, emplazamientos turísticos, etc. se ven reforzados además con un la existencia de un guía especial y empático con los más pequeños: Leo Mangana.

A través de Leo Mangana y su cómic se invita a los niños a conocer Cuenca

 

Y es que las familias que visiten Cuenca pueden recorrer la ciudad acompañadas por este personaje infantil. La forma de hacerlo, si así se quiere, es acercándose a la Oficina Municipal de Turismo de Cuenca, situada en el número 2 de la calle Alfonso VIII, junto al Ayuntamiento, donde pueden conseguir el cómic de Leo Mangana. Este les ayudará a recorrer y conocer la ciudad de una manera muy amena y divertida: buscando pistas y resolviendo enigmas.

Una vez superadas todas las pruebas y finalizado el recorrido, los niños reciben un diploma que les acredita como exploradores, y que a la vez se convierte en un simpático recuerdo de su aventura y paso por la ciudad de Cuenca.

El cómic se puede obtener en la Oficina de Turismo

 

Como iniciativa de promoción turística del Ayuntamiento de Cuenca, Leo Mangana es mucho más que un personaje de cómic que acompaña a las familias en sus recorridos conquenses. Colabora también en la difusión de los valores de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad como destino ideal para las familias: cultural, natural, gastronómico y, sobre todo, seguro y divertido.

Viajes en el tiempo y dinosaurios

 

Cuenta la ciudad de Cuenca con numerosos atractivos que no defraudan a los más pequeños. Entre ellos el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, donde disfrutar de un viaje en 3D en la cronolanzadera; o del Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha, que posibilita conocer los muchos dinosaurios que poblaron esas tierras hace millones de años.

Sin duda el Museo de las Ciencias debe estar en los primeros puestos de cosas que hay que ver y hacer con niños en Cuenca. Situado en pleno centro histórico de la ciudad, permite descubrir a lo largo de sus salas los misterios de la Evolución y la Vida. En la exposición permanente se encuentran astronautas y permite también conocer los increíbles secretos de la meteorología. También aprender sobre la importancia de las energías renovables o curiosos detalles de la exploración de Marte.

Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha en Cuenca

Un robot industrial, un viaje en 3D por el Universo (una de las más atractivas y exitosas propuestas del Museo), una sala de Astronomía o un Planetario, son otras de las muchas sorpresas que aguardan este interesante espacio museístico.

Otra de las cosas que hay que hacer en Cuenca con niños y que siempre causa sensación son los dinosaurios. En el impresionante Museo de Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA), se incluye un recorrido didáctico y divertido por ejemplos del Cretácico y otras eras. A lo largo de las salas se pueden encontrar espectaculares reproducciones de dinosaurios y muchos restos de los yacimientos de la comunidad autónoma castellano-manchega, que llegan hasta más de 550 millones de años.

Museo de Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA)

Se pueden asimismo hacer visitas guiadas de la mano del simpático dinosaurio “Pepito” y visitas temáticas con talleres. Complementariamente, si los niños están entusiasmados con el tema de los dinosaurios, se puede hacer la Ruta de los Dinosaurios.

Una ciudad de arte y naturaleza

 

En definitiva, en una escapada familiar a Cuenca es imprescindible la visita a estos dos curiosos museos, además de otros muy interesantes con los que cuenta esta ciudad. Aunque más enfocados para un público más adulto, en este caso para los padres, no se pueden dejar de mencionar el Museo de Arte Abstracto Español, la Fundación Antonio Pérez o el Espacio Torner.

Además del arte religioso en el Museo de Arte Religioso, con obras de El Greco y el famoso Díptico Bizantino o Relicario de los Déspotas del Epiro, del siglo XVI. El Museo de la Semana Santa -en la Casa de los Girón y Cañizares-; el Museo Arqueológico, que explica los orígenes de Cuenca, y los Centros de Arte Contemporáneo, completan esa oferta museística de una ciudad como Cuenca que rezuma cultura.

El colorido y atractivo Barrio de San Martín en Cuenca

Todo en un espacio pensado a escala humana, ideal para ir a pie de un lugar a otro y así disfrutar aún más del arte y la belleza que encierra Cuenca. Una ciudad que es para pasearla y asomarse a sus paisajes. Sus rincones y callejuelas atesoran siglos de historia, donde monumentos tan emblemáticos como las archiconocidas Casas Colgadas, la magnífica Catedral o la Plaza Mayor deslumbran al visitante, por no dejar de mencionar el llamativo Barrio de San Martín y la peculiaridad urbanística de sus “rascacielos” .

También un rica arquitectura religiosa salpicada por su casco histórico de maravillas como las iglesias de El Salvador, San Pedro o San Felipe Neri, o conventos como el de la Concepción Franciscana (Monumento Artístico Nacional), o el Palacio Episcopal, asombran a los mayores que sin duda transmiten su entusiasmo ante tanta maravilla a los más pequeños.

Cuenca es una ciudad para pasearla

Con ganas de repetir

Otro atractivo es el entorno natural de Cuenca, con un altísimo valor paisajístico, que permite disfrutar de la naturaleza sin prácticamente salir de la ciudad. Una red de itinerarios de senderismo señalizados, conocida como Flor de Senderos, rodea el Casco Histórico y ofrece la ocasión de vivir una experiencia en la naturaleza, disfrutando a la vez de unas inigualables vistas de la ciudad.

Una interesante oferta gastronómica, variada y de calidad con establecimientos de cocina tradicional y, también, de alta cocina y vanguardia, y otros atractivos como visitas guiadas, incluso teatralizadas, rutas en segway, excursiones a puntos de interés o actividades de multiaventura, forman parte así mismo de la extensa oferta de Cuenca para grandes y niños, que pueden dejar con sabor a poco una escapada familiar.