Más allá del enoturismo, la Ruta del Vino Ribeiro, en la provincia de Ourense, es historia, arte, cultura, gastronomía, naturaleza y mucha hospitalidad.

Es una Galicia mágica, perfecta, donde poder visitar grandes bodegas y otras de vino de autor, alojarse en balnearios, pasear entre viñedos, conocer museos e incluso practicar deporte y, con todo ello, sumergirnos en familia en la cultura del vino

La orensana Ruta do Viño do Ribeiro, una de las primeras Denominaciones de Origen de España, es una propuesta de enoturismo organizada por una agrupación que engloba municipios, bodegas, hoteles y casas rurales, empresas de turismo y deporte, establecimientos termales… con el objetivo y la ilusión de ofrecer a quienes van a visitarlos, una experiencia integral.

Agua y viñedos en la Ruta do Ribeiro

Destaca especialmente en la Ruta del Vino Ribeiro la riqueza patrimonial característica de la zona, con villas centenarias, pazos, templos barrocos y románicos, juderías, hórreos y cruceiros que salen al encuentro del viajero. Mientras, se le ofrecen a la vista espectaculares paisajes formados por bosques de robles, castaños y pinos; además de cañones fluviales y extensiones de viñedos por los que pasear.

La excelente gastronomía es un plus y las fiestas populares dejan sentir la hospitalidad de las gentes del Ribeiro. Entre los espacios para practicar deporte, muy popular y agradable, se encuentra el parque náutico de Castrelo de Miño, para practicar vela y realizar paseos en catamarán o kayak.

 

Años de historia y vino

  

Creada en el año 2007, la Asociación Ruta del Vino Ribeiro cuenta también con una activa participación pública representada por diez ayuntamientos, los de Arnoia, Boborás, Carballiño, Castrelo de Miño, Cenlle, Leiro, Ourense, San Amaro, Toén y Ribadavia -esta última denominada “capital del Ribeiro”-, así como el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribeiro, que además ostenta la presidencia de la Ruta.

Museo Etnológico en Ribadavia, Ourense

En alguno de los municipios mencionados se encuentran los lugares más interesantes y curiosos de visitar, si bien la mayoría se encuentran en Ribadavia, como los Museos do Viño de Galicia, Etnolóxico y Sefardí.

De reciente creación, en 2019, el Museo del Vino de Galicia tiene como misión conservar y difundir la cultura vitivinícola de Galicia, siendo uno de los museos especializados en la cultura del vino en esta Comunidad. Ubicado en el antiguo priorato del monasterio benedictino de San Martiño Pinario, es un gran edificio de piedra que data de los siglos XVII y XVIII, que fue construido para albergar una bodega de elaboración de vinos y también almacenarlos, ya que desde allí se enviaba directamente el vino a Santiago de Compostela.

Cuenta con una aplicación gratuita para móviles, que puede ser de interés y utilidad para los más jóvenes, ya que incluye juegos interactivos para ayudar a descubrir la historia reflejada en las piezas y fotografías, así como fragmentos literarios sobre los vinos de Galicia, desde la Edad Media hasta nuestros días.

Museo del Vino de Ribeiro en Ribadavia

 

  

Tras las huellas de Sefarat

 

Respecto al Museo Etnológico, denominado también Casa de la Fundación, tuvo distintos usos, hasta fue colegio en el que daban clases los Hermanos Maristas. Posee una importante biblioteca formado por fondos propios y varios legados, entre ellos los de un conocido personaje muy querido en Ribadavia, Jesús Sánchez Orriols, llamado cariñosamente Chucho. Este legado cuenta con un interesante fondo sonoro de música clásica, pop, jazz, música latinoamericana y folk. Además de un amplio fondo bibliográfico del que destaca la colección de novela negra y obras de diferente contenido: filosofía, sociología, política, antropología…

Por otra parte, en Ribadeo el Museo Sefardí muestra la historia de los judíos en Galicia a lo largo de los siglos; las comunidades gallegas, las vivencias, las relaciones sociales, los oficios, la religión y la convivencia antes y después de la expulsión, así como el proceso inquisitorial que sufrieron los judaizantes. El centro está situado en el pazo de los Condes de Ribadavia, un edificio del siglo XVII-XVIII, y comparte espacio con la oficina de turismo de la localidad.

Ruta do vino Ribeiro copas

 

De castros y menhires gallegos

 

Otro de los lugares para visitar en la Ruta del Vino Ribeiro, es el Castro de San Cibrao de Las, un referente a nivel de Galicia y España, el punto de inicio de un viaje didáctico en el tiempo.

Este conjunto arqueológico es realmente importante, tanto por sus dimensiones, ya que ocupa cerca de diez hectáreas de terreno, como por tratarse de un lugar que permite formarse una idea de cómo era la vida hace dos mil años en el norte peninsular.

Además del conjunto arqueológico, el parque cuenta con museo, exposición permanente y actividades para centros escolares con visitas para estudiantes.

 

Termas-Prexigueiro-Ismael-Dominguez

Y finalmente, entre el top de los cinco lugares, entre muchos, recomendables de visitar en un recorrido por la Ruta do Viño do Ribeiro, mencionar la Pena Corneira, el “menhir” de O Ribeiro. La sierra de Pena Corneira está calificada como Monumento Natural desde diciembre de 2007 y tiene una extensión de casi mil hectáreas, lo que lo convierte en el mayor parque de este tipo de Galicia.

Situada en el municipio de Leiro, Pena Corneira alcanza los 675 metros y desde la distancia es fácilmente distinguible gracias a un peñasco alargado y dispuesto en vertical, que le corona y le da nombre. Algunos creen ver en él la silueta de un unicornio… Y es que el cuerno de piedra, de unos diez metros en vertical, se alza sobre otras grandes rocas para asomar íntegro entre la vegetación. De este modo, Pena Corneira constituye el referente visual desde casi cualquier punto del valle del Avia, en la comarca vitivinícola de O Ribeiro. Lo acompañan, además, muchas otras rocas de curiosa hechura o combinación. Entre ellas predominan los bolos de formas redondeadas, amontonadas, corredores entre paredes pétreas y otras formas erosivas.

Caminando por la Ruta do Viño Ribeiro

 

 

Pazos, monasterios y termas

 

La Ruta del Vino de Ribeiro tiene entre sus asociados, además de lógicamente bodegas, alojamientos, comercios, restaurantes y empresas de ocio, lo que abre un gran abanico de posibilidades para disfrutar de la zona practicando enoturismo en familia. Entre los alojamientos se encuentran algunos pazos típicos gallegos, que harán inolvidables y mágicas las estancias en ellos tanto de niños como de grandes.

Destacar, en el municipio de Boborás, el magnífico Conjunto Histórico-Artístico de Pazos de Arenteiro, donde los pazos y las casas solariegas se suceden en un reducido espacio y es que allí se asentó la denominada “Nobleza del vino” que generó mucha riqueza precisamente gracias al comercio del Ribeiro, haciéndose construir casas hidalgas y señoriales que demostraban su poder.

Igualmente hay varios restaurantes, algunos de los cuales, además de buena gastronomía, se ubican en lugares exclusivos, como el del Monasterio de San Clodio, declarado Monumento Artístico Nacional en 1931. Como curiosidad, en la fachada monasterial se puede ver la cruz de Caravaca, conocida como “Divina Reliquia” y venerada por los lugareños para librar a las vides del granizo.

Monasterio de San Clodio - Ruta del Vino Ribeiro

Otros asociados de La Ruta del Vino de Ribeiro son lugares idóneos para disfrutar de salud, naturaleza y descanso… deliciosos balnearios. También termas, como las que se encuentran en la localidad de Prexigueiro, a escasos cinco kilómetros de Ribadavia, en un entorno natural rodeado de bosques y que cuentan así mismo con un edificio antiguo. Además de las pozas de agua caliente, existe un spa y dos pozas de agua fría. Dentro del edificio se efectúan una serie de tratamientos en bañeras de hidromasaje, vinoterapia, chocolaterapia, tratamientos con algas, etc. Un colofón ideal para las jornadas de mágicos recorridos por la Ruta do Viño do Ribeiro.