El Consorcio de Gastronomía de Córdoba ha celebrado el evento “Córdoba Destino Gastronómico” para dar a conocer la maravillosa cocina cordobesa ante 40 prescriptores y comunicadores entre los que se encontraba Rutaenfamilia.

Un viaje en familia bien puede ser un viaje gastronómico inolvidable y es que los niños recuerdan los platos que han disfrutado con sus padres compartiendo mesa en un agradable restaurante. La cocina cordobesa, sin duda tiene elementos que encandilarán a los niños como los flamenquines o el salmorejo, pero es mucho más rica y variada que eso, lo que la convierte en una motivación perfecta para el turismo familiar. Con el objetivo de mostrar todas sus posibilidades En el Kitcken Club Orense de Madrid, primeros espadas de la cocina cordobesa, han elaborado sus singulares creaciones en un showcooking, con degustación de los magníficos productos de Córdoba y sus Denominaciones de Origen, cada una asistida por un representante.

Todos los chefs y DO participantes recibieron un merecido reconocimiento por parte del público.

 

Los chefs participantes han sido Kisko García, del Restaurante Choko 1 Estrella Michelin que elaboró una delicadísima Cigala en amarillo repleta de sabor y con una textura excepcional con AVOE de la DO Lucena. Perico Ortega del Restaurante Recomiendo sorprendió a los asistentes con una tabla de delicatesen sobre una botella de AVOE de Baena. Se trataba de un paseo por Córdoba del sur al norte con un remojón de callos de bacalao, recuerdo de los cortijos, un bombón de salmorejo como homenaje a la joyería cordobesa, un airbag de rabo de toro de la Córdoba taurina y un canelón ibérico del norte del sur, el Valle de los Pedroches.

Otro de los participantes fue Adrián Caballero del Restaurante la Regadera que, en equipo con la DO Priego de Córdoba, innovó con un gazpacho cremoso de zanahoria escabechada y una jugosa caballa semicurada 10 minutos en sal y pasada por el soplete.

Por su parte Antonio Jíménez de Taberna La Montillana junto con la DO Motilla Moriles elaboró una Molleja de cordero, crema de coliflor con un toque de queso, yema curada en Pedro Ximenez y caviar.

Sin duda no podía faltar el rey, el jamón de bellota 100% ibérico que ofreció la DOP Los Pedroches. Su grasa infiltrada en el músculo es sin duda la mejor carta de presentación de su paso por la Montanera. Paco Villar de Terra Oleoa se atrevió a realizar una elaboración con este producto y presentó un falso ravioli de jamón de bellota, oloroso y yerbabuena regado con el caldo del tuétano del jamón.

Durante toda la cena se fue emplatando el postre con gran creatividad y mimo.

 

El encargado del postre y del pan fue José Roldán maestro Panadero y Pastelero creativo que presentó el pan como si de un regalo se tratara y al que vimos elaborar el postre con mimo y creatividad durante toda la cena para presentar su pastel cordobés 100% bellota elaborado con espuma de cabello de ángel, hojaldre de manteca de cerdo ibérico, yogurt con canela y naranja, espuma de sidra y bizcocho negro.

Un evento con todas las medidas de seguridad sanitarias en las que los cinco espacios gastronómicos rotaban en el espacio hasta completar el recorrido por las mesas. Un actor dinámico en el que se mostró la oferta turística de Cordoba con el objetivo de crear sinergías y fortalecer el conocimiento de Córdoba, su cocina y su variedad agroalimentaria que solo se puede producir en sus dehesas.