Entre las más de treinta estaciones de esquí que tenemos en España, es en el Pirineo, tanto aragonés como catalán, donde se encuentran las más grandes y conocidas. Además de la gran Sierra Nevada en Granada.

Pero en la Cordillera Cantábrica y en los Sistemas Ibérico y Central, también se sitúan otras estaciones que se suman a la oferta de nieve peninsular De entre todas ellas, hacemos un repaso por algunas de las más familiares.

Se trata de estaciones pequeñas, cómodas y con instalaciones ideales para la práctica del esquí en familia, o de otras actividades en la nieve igual de divertidas.

En general, actualmente todas las estaciones de esquí ofrecen servicios para las familias que quieren iniciar a sus hijos en el esquí, o simplemente disfrutar de la nieve y la montaña. Para ello disponen de escuelas para que los niños se familiaricen con la nieve y guarderías para los más pequeños. Entre otras instalaciones y servicios.

Alto Campoo estación esquí

Alto Campoo, en Cantabria

Esta estación de esquí cántabra, situada a tan sólo 24 kilómetros de Reinosa, se vanagloria de contar con cumbres que superan los 2 200 metros y rutas como la del Pico Tres Mares, considerada una de las mejores de la región cantábrica.

La estación cuenta con más de 30 kilómetros esquiables, con 4 pistas muy fáciles, ideales para iniciar a los peques en la práctica del esquí, y otras 10 pistas un poco más complejas para las familias que ya tienen un poco de experiencia.
Además de sus pistas de esquí, la estación también tiene distintos espacios deportivos y zonas recreativas para que los niños se diviertan, como el Jardín de Nieve, un área cerrada y controlada donde los más pequeños pueden dar sus primeros pasos en la nieve e iniciarse en las artes del esquí mediante diferentes juegos, así como varias cafeterías y restaurantes, perfectos para reponer las energías tras toda una mañana de intensa actividad.

Son habituales las escuelas de esquí en las estaciones

Fuentes de Invierno, Asturias

 

Situada en el corazón de la Montaña central Asturiana, en el Puerto de San Isidro, que pertenece al municipio de Aller, Fuentes de Invierno tiene una magnífica orientación de todas sus pistas, que garantiza una buena calidad de nieve.

Posee además unas modernas instalaciones y está integrada en el entorno, en una zona de extraordinaria riqueza cultural y artística, y en medio de un entorno natural privilegiado. Iglesias románicas, casas solariegas, pozos mineros y otras muestras de patrimonio industrial, se alternan con preciosos paisajes. Como las Hoces del Río Aller o la Ruta de Foces del Pino, entre otros bellos parajes.

Estación de esquí Valgrande Pajares

Valgrande Pajares, en la asturiana Lena

En lo alto del mítico puerto de Pajares, ubicada en el en el término municipal de Lena, en Asturias, está considerada como una de las estaciones de referencia en la Cordillera Cantábrica. Gracias a la labor de Jesús Valgrande, uno de sus principales promotores, y de quien tomó su nombre, la estación siempre ha sido una cantera de buenos esquiadores de alpino, además de convertirse, tiempo atrás, en referencia obligada para los amantes del esquí nórdico.

Con más de 65 años de vida a sus espaldas (fue inaugurada en 1954), esta estación es una de las más antiguas de España, lo que le da el suficiente bagaje como para ofrecer unos servicios increíbles. En total 39 kilómetros de pistas rodeadas de cumbres de más de 2.000 metros de altitud, dos recorridos de esquí de fondo, un snow park, dos estadios de competición, un recorrido para esquí de travesía y una zona de trineos. Entre los servicios disponibles, escuela de esquí y snowboard, alquiler de material, guardería infantil, áreas recreativas, cafeterías, restaurante, etc.

Manzaneda en Ourense, telesilla

Manzaneda, al oriente de Ourense

 

Llamada también popularmente Cabeza de Manzaneda, y localizada en la parte oriental de la provincia de Orense, a caballo entre los municipios de Manzaneda y Puebla de Trives, esta pequeña estación de esquí está orientada para el disfrute de un esquí familiar y tranquilo. Un lugar ideal para desconectar, disfrutar de la naturaleza y de la nieve.

Manzaneda se encuentra inmersa en un gran pinar de más de 2000 hectáreas que le dota de una enorme belleza, especialmente en invierno. Y aunque no dispone de una gran extensión de pistas (17 kilómetros), ofrece preciosos itinerarios fuera de ellas, por el bosque entre pinos. Eso sí, reservado, con prudencia, a los conocedores de la zona.

Única estación de esquí en Galicia en la actualidad, fue una de las primeras de España en apostar por la desestacionalización y ofrecer un amplio abanico de actividades para poder disfrutar de la montaña en todas las épocas del año.

Sierra de Béjar – La Covatilla, en Salamanca

La estación de esquí de Sierra de Béjar – La Covatilla, se caracteriza por la amplitud de sus pistas en suave pendiente, donde el cuidadoso tratamiento de la nieve proporciona unas magníficas condiciones para la práctica del esquí, resultando ideal para disfrutar del deporte blanco en familia.

En sus instalaciones se pueden encontrar equipos de alquiler, prendas de montaña y material de protección, profesores de esquí cualificados, cafetería restaurante y autoservicio, un magnífico taller para poner a punto el equipo… La Covatilla cuenta incluso con un chiqui-park para que los más pequeños descansen seguros.

Ubicada en la Sierra de Béjar, en Salamanca, dentro del término municipal de La Hoya, La Covatilla cuenta en la actualidad con 24 pistas y algo más de 20 kilómetros esquiables, comprendidos entre una cota mínima de 2000 metros y una máxima de 2360. Uno de los principales atractivos de esta estación son sus vistas, ya que, desde muchas de las pistas se puede ver la ciudad de Béjar, la Sierra de Gredos y muchas más cordilleras y pueblos.

Leitariegos, en la comarca leonesa de Laciana

La coqueta estación de Leitariegos se encuentra enclavada en el municipio de Villablino en la comarca de Laciana, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, en el noroeste de la provincia de León y en el límite con el Principado de Asturias.

Es una de las estaciones más pequeñas de la península, sus pistas son sencillas, destinadas a la práctica en familia, y ofrece unas vistas de gran belleza.

 

 

Estación Invernal San Isidro

Estación Invernal y de Montaña San Isidro, en León

La estación de San Isidro es una de las más conocidas y frecuentadas de la Cordillera Cantábrica, por su magnífica ubicación en la provincia de León, si bien se puede acceder a ella tanto desde la vertiente leonesa como desde la asturiana.

La Estación Invernal y de Montaña San Isidro es muy familiar, dividida en dos grandes zonas esquiables y de fácil orientación. En cada una de ellas hay pistas para debutantes, cuatro cintas con remontes, guardería infantil y zona de trineos.

Existen así mismo múltiples escuelas de esquí autorizadas para impartir las enseñanzas de los deportes de invierno en el área de la estación, contando todas ellas con el acceso por colas preferentes a los remontes mecánicos para aprovechar al máximo las clases, así como oficinas de información y contratación situadas junto al Edificio de Servicios del Sector Cebolledo. Y para una jornada de descanso, se puede descubrir la comarca del Alto Porna y los fantásticos Picos de Europa.

Valdezcaray, en La Rioja

Valdezcaray, la estación riojana

 

La estación de esquí de Valdezcaray, en La Rioja, es pequeña pero muy familiar y acogedora, ideal para disfrutar de los deportes de nieve toda la familia. Por su forma de embudo, es de fácil orientación. El nivel de las pistas (26 en total) va subiendo según elevamos la cota y todas las pistas convergen en el mismo punto.

En la cota más baja se encuentra la zona para debutantes con varias pistas verdes y azules, así como remontes de silla y arrastre. Junto a la cafetería hay una ludoteca para los niños. Cuenta Valdezcaray con todas las comodidades y servicios (parking, alquiler de material de esquí, escuelas de esquí, etc.) para despreocuparse durante una agradable y cómoda jornada de esquí.

Orientada hacia el norte y el oeste, desde Valdezcaray se pueden además realizar interesantes visitas en los lugares de alrededor, como el monasterio de San Millán de la Cogolla o el propio pueblo de Ezcaray, donde cruza el río Oja.

Mar de nubes en La Pinilla

La Pinilla, en Segovia y cerca de Madrid

La Pinilla es una buena opción para quienes viven en Madrid y no quieren desplazarse para esquiar. Ni tampoco encontrarse con más público como pueden tener las estaciones de Navacerrada o Valdesquí, estas sí situadas en la provincia madrileña y más grandes y concurridas.

La estación de esquí de La Pinilla resulta encantadora. Situada en la Sierra de Ayllón del Sistema Central, pertenece al término municipal de Cerezo de Arriba, en la provincia de Segovia y cerca del puerto de Somosierra.

Inaugurada en 1968, La Pinilla dispone de una escuela de esquí destinada a los más pequeños (de entre 3 y 5 años) y está distribuida en por zonas. Las zonas 1 y 2 tienen mayoritariamente pistas azules, por lo que son ideales para esquiar en familia, si bien es necesario tener un conocimiento mínimo de esquí.

Vall de Núria, un paraíso familiar en Girona

La Estación de Esquí y Montaña de Vall de Núria posee una riqueza natural y paisajística única. Situada dentro del Pirineo Oriental, en el término municipal de Queralbs, en Girona, la Vall de Núria es un pequeño paraíso para las familias. El paisaje es bellísimo, la oferta gastronómica muy completa, los remontes parten desde un mismo punto, muy cerca del Hotel Vall de Núria y la estación del tren cremallera, y el número de actividades para niños es tal, que el éxito está asegurado.

Vall de Núria photo point

El parque lúdico, destinado específicamente a los más pequeños y para disfrutar en familia, está abierto todo el año, con actividades como tubbing, pistas de trineos, trineo cross, recorrido de juegos de equilibrio en altura, rocódromo y tirolina. Fuera del parque infantil, Vall de Núria ofrece dos teleskís, un telesilla y un telecabina que dan acceso a una serie de pistas ideales para empezar a dominar el esquí, convirtiendo a la estación en una de las mejores de España para que los niños puedan aprender a esquiar.

Situada a 1.964 metros, aunque con picos de hasta 3.000 alrededor, otra de las particularidades de esta estación es que sólo es accesible en el antes mencionado tren cremallera (uno de los dos que existen en España junto con el de Montserrat), desde Ribes de Freser.

Este singular transporte tiene un recorrido de 12,5 kilómetros que permiten descubrir a su vez un entorno incomparable, donde las aguas del río Núria atraviesan unas estrechas y profundas gargantas excavadas en medio de la roca.

Vall Núria tren cremallera

 

Sierra Nevada, la gran estación familiar

Aunque es una gran estación de esquí en todos los sentidos, no podemos dejar de mencionar Sierra Nevada. Porque es una estación fabulosa para ir en familia, con actividades y servicios muy específicos para los más pequeños. Para empezar, los niños menores de 6 años tienen forfait gratuito. Cuenta además con varias cintas de remonte y con una excelente área para debutantes con tres pistas y temáticas distintas: el Mar, el Bosque y el Kids Park.

Bajando por las pistas de el Mar y el Bosque los niños descubren animales distintos mientras se deslizan por la nieve. Una forma entretenida de aprender a esquiar. La tercera pista de esquí familiar de Sierra Nevada es el Kids Park: una zona para que los más pequeños se inicien en el freestyle de forma segura y controlada.

Si los niños prefieren jugar en la nieve, en el área de Pradollanos se puede hacer tubbing, montar en minimoto de nieve y subir a una singular montaña rusa, entre otras actividades. Para los más pequeños, hay servicio de jardín de nieve y guardería a partir de los 4 meses.