En su 15 aniversario, la Ruta del Vino de Rioja Alavesa es más que nunca una opción perfecta para una escapada en familia. Con planes para los amantes de la cultura del vino y la naturaleza, ofrece infinidad de opciones aptas para todas las edades. 

 

 

Con la llegada de la primavera, los mares de viñedos se tornan verdes como antesala de la vendimia que vendrá después del verano. Ahora toca volver a mimar las cepas para que siga ofreciendo la calidad del vino que riega la cultura de la zona. Esta no es más que una simple excusa para dejarse caer por una tierra repleta de planes para mayores y niños en una escapada en familia inolvidable tal y como te contábamos ya hace tiempo en este reportaje de Cinco Planes para disfrutar de la Rioja Alavesa.

La Ruta del Vino de Rioja Alavesa lleva ya 15 años mejorando la experiencia del visitante, y en estos años ha conseguido aunar la pasión por el vino y su cultura para los que quieren recorrer su territorio. Descubrir (o redescubrir) la Ruta del Vino de Rioja Alavesa en familia es una experiencia impresionante para los sentidos. No solo los visitantes se sentirán como en casa, sino que también disfrutarán como nunca gracias a sus múltiples opciones culturales, en la naturaleza y con las actividades de ocio pensadas para todos los gustos.

Desde 2017, diferentes socios de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa forman parte del club de producto Turismo Familiar creado por la agencia vasca de turismo Basquetour bajo unos requisitos de calidad que garantizan el disfrute quien viaja con niños. Un club que aglutina diferentes experiencias en los que los protagonistas son los más pequeños acompañados de mayores inquietos por descubrir una de las comarcas enoturísticas más famosas.

Uno de los planes más atractivos son las visitas guiadas a bodegas que ofrecen una propuesta especial para los niños. La Ruta del Vino de Rioja Alavesa está plagada de estos edificios que emergen de entre los mares de viñedos. Algunas son centenarias, mientras que otras son completamente vanguardistas. Simplemente disfrutar de la estampa que conforman sobre el terreno ya supone una experiencia en sí misma.

Una escapada en familia en la que podrás recorrer la ruta a través de sus villas, dejándote seducir por su atractivo y encanto. En total, 19 son los municipios de la comarca que se encuentran en la Ruta del Vino de Rioja Alavesa, todos ellos llenos de historia en cada palmo de sus calles. Recorrer cualquiera de ellos a pie, dejándose seducir por su encanto es un plan fantástico apto para toda la familia. El paraje sobre el que se erigen las villas es impresionante, ideal tanto para contemplar el amanecer que enamora o el atardecer que seduce sobre los viñedos de Rioja Alavesa. Sin duda, una experiencia única que merece ser compartida con los que más quieres: con la familia.