La vendimia marca el inicio del otoño y uno de los momentos más importantes del año para todos aquellos que se dedican a la cultura del vino y el enoturismo. Desde pisar la uva hasta talleres de olfato o películas en 4D, Rutas del Vino y bodegas ofrecen planes adaptados para vivir la vendimia en familia.

 

En septiembre las bodegas entran en plena actividad y se puede vivir desde dentro todo el proceso de la elaboración del vino desde la recogida de la uva. Una tradición que entronca con nuestras raíces mediterráneas y que se puede disfrutar con los niños. Todas las actividades de enoturismo son una oportunidad fantástica para introducir a los más peques en la cultura del vino.

 

Actividades en torno al vino por todo el país, para toda la familia

Galicia cuenta con grandes vinos representados por denominaciones de origen con reputación mundial y distinguidas con numerosos premios: Ribeiro, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei. En ellas, la gente, los paisajes y las tradiciones, hacen que la vendimia y lo que rodea al enoturismo sea especial, diferente.

Y hay muchas formas de disfrutarlo, como por ejemplo con el Viñobus con el que se pueden conocer las bodegas de la Ruta del Vino de la Ribeira Sacra, con los apuntes de un guía que explica las características de este peculiar territorio vitícola, que tiene a los ríos Miño y Sil como acompañantes. El Viñobus es un servicio muy interesante para visitar la Ribeira Sacra y disfrutar de la vendimia todo en uno.

También en tierras gallegas, con la Ruta del Vino do Ribeiro podemos descubrir, en una de las primeras D.O. de España,  los típicos “colleiteiros” (pequeñas bodegas de vino de autor) a la vez que grandes bodegas y otras actividades que suponen una combinación perfecta de enoturismo y naturaleza.

 

La Fiesta de la Vendimia

La Ruta del Vino de Cigales es fiel a sus tradicionales Fiestas de la Vendimia declaradas de interés turístico regional que comienzan en Cigales a finales de septiembre con catas comentadas y espectáculos de magia para toda la familia, y terminan en Valoria de la Buena el fin de semana del 7 al 9 de octubre, en el que se realizarán diversas catas, con actividades de conocimiento de viñas y vendimia en viñedo con pisado de la uva, realización de marcha senderista “Buscando majuelos”. En esta misma localidad, Concejo Bodegas ofrece la Experiencia de Vendimia todos los sábados hasta mediados de octubre en la que toda la familia podrá recoger sus propias uvas, prensarla y tomar el mosto obtenido con tapa de vendimiador.  Junto con las visitas tradicionales a las bodegas, que abren las puertas en esta época del año, puedes disfrutar de las diversas experiencias para conocer la Ruta del Vino Cigales como las visitas al Museo del Cántaro, los Castillos de Trigueros del Valle o Fuensaldaña, el Monasterio de Santa María de Palazuelos o las Casas Cueva de Dueñas. Todo ello acompañado de la rica gastronomía, destacando en esta época la Pizza de Vendimia que elabora desde Cabezón de Pisuerga, Pizzería La Pavesa con ingredientes de época.

 

 

Durante la segunda quincena de septiembre y la primera de octubre, muchas localidades de la Ruta de vino de Rueda organizan fiestas con un sinfín de actividades para dar homenaje a la vendimia y al vino. Se trata de una herencia de nuestros antepasados que, desde siglos atrás, celebraban el fin de un ciclo de cosecha y el inicio de una nueva añada en la bodega y, como no podía ser de otra manera, la uva, anfitriona de estas festividades, juega un papel fundamental.

Los vecinos se reúnen para probar los primeros mostos, ya en proceso de ser vino, y los pueblos, dedicados al arte de cultivar la vid y dar forma al vino, planifican eventos para degustar, oler, tocar, ver y sobre todo sentir y celebrar la vendimia al ritmo de folclore y danzas populares, en el pisado de la uva, la degustación del primer mosto, catas, talleres, exposiciones, mercados tradicionales y todo un programa repleto de actividades para diferentes públicos.  

La Fiesta de la Vendimia de Rueda, declarada de Interés Turístico Regional, celebra su XXXII edición el 8 y 9 de octubre, poniendo fin a la campaña de vendimia. Es el epicentro de un fin de semana que contará con experiencias gastronómicas, talleres y catas, exposiciones, concursos de fotografía o pintura, mercado de artesanía, un festival de música folk, el toro de la vendimia o la paella popular entre otros y, por supuesto, experiencias en bodegas.

La vendimia más familiar viene de la mano de Bodega Menade que propone una experiencia en la que disfrutar en familia de la recogida de la uva, degustar mostos recién prensados y almorzar con el vendimiador. Por su parte, en La Seca se vuelve a celebrar “A la rebusca de uvas” un plan familiar para recordar una de las tradiciones más enraizadas de la cultural vinícola: recoger aquellos racimos de uva olvidados, de manera intencionada o no, para abastecer las despensas de algunos hogares o para dar de comer al ganado.

Entre Valladolid y Zamora  se extiende la Ruta del Vino de Toro donde vivir una experiencia enoturística en familia de esas que dejan huella. Ya que a las actividades propias de la vendimia se unen su patrimonio, cultura y gastronomía en torno al Duero. Una buena forma de adentrar a los niños en el mundo del viñedo es empezar visitando el Museo del Vino Pagos del Rey con pantallas interactivas e inmersivas que ayudan a visualizar el proceso desde dentro de un depósito fermentando. Pero en tiempo de vendimia el museo programa un ciclo de actividades especiales para toda la familia bajo el nombre “A por Uvas 2022”. Se han programado visitas a pie de viña que se completan con el viñedo didáctico del Museo y finalizan con un almuerzo típico de vendimia. Para los más pequeños se han organizado talleres de pisado de uva metidos hasta las rodillas en las cubas y elaboración de mosto que se prolongarán hasta mediados de octubre. Los peques participantes prensarán con sus pies las uvas que ellos mismos recogerán de la viña, probarán y embotellarán su propio mosto y diseñarán las etiquetas de las botellas que se llevarán como recuerdo.

 

El protagonismo de los ríos y las sierras

En su discurrir entre Salamanca y Zamora hay la orografía del río marca la forma de vendimiar y de ser de otra destacada zona enoturística: la de la Ruta del Vino de los Arribes del Duero. La recolección de las típicas uvas de esta denominación de origen conlleva fiestas tan famosas como las de Fermoselle, la cada vez más conocida como Villa del Vino, con sus mil bodegas subterráneas. Además, a pesar de apenas superar los mil habitantes, en esta localidad zamorana se encuentran trece de las diecisiete bodegas perteneciente a la D.O. Arribes.

A su paso por por Aranda del Duero, Prado Rey ofrece jornadas de vendimia para toda la familia. Una actividad enmarcada en la Ruta del Vino de Ribera del Duero. Un viaje al pasado cargado de tradición, con pisado de uva incluido que convierte el ecoturismo en un plan único para disfrutar, reír y aprender en familia. Comienza a las 10 de la mañana con la recogida de la uva -lo primero que se cata-, el despalillado, el famoso pisado -una actividad muy divertida que encantará a los niños, ¡pero ojo, que mancha!- y la segunda cata del día, la del mosto resultante. La mañana termina con una comida 100% tradicional y castellana en su Posada que incluye Morcilla de Burgos, Pimientos asados, Sopa Castellana, Carrilleras y postre.

Una comarca rica en arquitectura popular, gastronomía y una naturaleza excepcional, puesto que está integrada en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar-Francia y el Parque Natural de la Sierra de Francia Batuecas, alberga la Ruta del Vino de Sierra de Francia. Esta ofrece numerosas experiencias enoturísticas, algunas específicamente familiares, como  la “Cata enológica con gymkana infantil”, la denominada “Entre olivos y pinceles” y “Entre viñedos y pinceles”. De la época de vendimia destaca la Batalla del Vino de Sotoserrano, una celebración en la que se realiza la Pisada de Uvas tradicional en la Plaza Mayor y la divertida Batalla…

La Ruta del Vino de Zamora, que hace tan sólo un año se sumó a la marca Rutas del Vino de España, también cuenta con experiencias para familias, como la denominada “Barricas de Chocolate” o “La Magia del Vino”. 

 

La vendimia más tardía

A pesar que la vendimia cada vez se está adelantando más en las distintas denominaciones de origen, uno de los rasgos característicos de la Ruta del Vino Arlanza es que la recogida de la uva es la más tardía, de hecho es la última de todas las españolas en vendimiar. 

Habitualmente es en el mes de octubre cuando en el territorio de los viñedos y las bodegas de la D.O. Arlanza, que se extiende por Burgos y Palencia, se vendimia y se celebra su Fiesta. Esta se convoca cada año en uno de sus municipios: Santa María del Campo, Cilleruelo de Abajo, Covarrubias, son algunas de las poblaciones que se celebró en años anteriores.

 

Bus del Vino en las tres rutas enológicas de Murcia

La Región de Murcia es otro de los paraísos de nuestro país para amantes del enoturismo. Con tres denominaciones de origen protegidas: Bullas, Jumilla y Yecla, este destino mediterráneo es conocido como “Reino de la Monastrell” por ser esta la uva predominante y por la cantidad de opciones que ofrece para disfrutar de todo tipo de actividades relativas a la cultura y la elaboración del vino: catas, visitas guiadas, maridajes, paseos entre viñedos…

El Bus del Vino puede llevar a toda la familia para disfrutar de cada una de las rutas del vino de Murcia. Así, la de Bullas tiene excursiones los sábados 15 y 19 de noviembre, con visita guiada al Museo del Vino de Bullas, y visitas a bodegas y almuerzos con gastronomía típica. Un denominador común en todas las salidas del bus turístico, pero que en cada ruta, además de las fechas, tiene una particularidad en cuanto a las visitas. En Yecla, el plato fuerte son las visitas guiadas al Casco histórico de Yecla y por el yacimiento romano de la Fuente del Pinar, donde se encuentra una bodega romana datada entre los siglos I y III después de Cristo. La próxima salida, el sábado 1 de octubre.

El bus realiza los sábados 15 de octubre y 3 de diciembre el recorrido por la Ruta del Vino de Jumilla. En este caso, las visitas son al Castillo de Jumilla, una visita guiada al Museo Etnográfico y de las Ciencias dela Naturaleza y al Museo Arqueológico Jerónimo Molina, además de las pertinentes a una bodega de la zona y la comida en un restaurante típico.

 

Multitud de actividades en torno al vino

Incorporada a las Rutas del Vino de España recientemente, lo mejor de la Ruta del Vino de Ronda y Málaga es que se puede complementar con multitud de actividades. Desde acudir a una carta organizada por una bodega; o bien realizar una visita guiada; o tratamientos de vinoterapia; conciertos y paseos entre viñedos; degustaciones de la gastronomía local; actividades al aire libre para todas las edades como cicloturismo, piragüismo, barranquismo, senderismo, observación de aves, arqueología experimental, vuelo en globo aerostático, espeleología, contacto con el toro bravo…

Enclavada en la provincia de Málaga e integrada actualmente por los municipios de Arriate, Almáchar, Cómpeta, El Borge, Manilva, Moclinejo, Mollina, Ronda y Sayalonga, la ruta aglutina cuatro zonas de producción vitivinícola: Axarquía, Serranía de Ronda, Manilva y Zona Norte, bajo el paraguas de tres Denominaciones de Origen, D.O. Málaga, D.O. Sierras de Málaga y D.O. Pasas de Málaga.

 

Vivir la vendimia en familia

La Ruta del Vino de Navarra ofrece vivir la vendimia en familia con actividades en sus bodegas que incluyen la oportunidad de formar parte de este momento tan especial del año haciendo vuestra propia vendimia cosechando los racimos de uvas, prensado con los pies, y catando el mosto elaborado. Experiencia que en ocasiones se completa con un almuerzo en el propio viñedo y visita a la bodega. 

En la Rioja Alavesa la actividad se vuelca en hacer vivir a las familias con niños la magia de la vendimia. Recoger las uvas, pisarlas al modo tradicional y obtener el primer mosto es una de esas experiencias tan especiales que se recuerdan toda la vida. “Vendimias en familia, en Rioja Alavesa” es la divertida experiencia que se ofrece en Oyón para que padres e hijos descubran juntos la esencia de nuestra cultura vinícola. La duración aproximada es de 2 horas en las que vendimiarán la uva, recogiendo y seleccionando los mejores racimos; realizarán pisado de uva y estrujarán esos racimos para lograr el primer mosto, que podrán catar los peques comprobando lo dulce que es. Posteriormente se incluye un almuerzo riojano.

A las afueras de Laguardia, el Museo del Vino Villa Lucía, está pensado para conocer, sentir, oler, ver y degustar el vino con los 5 sentidos, con un recorrido que mezcla artesanía con las tecnologías y efectos más vanguardistas. Allí tocaréis cepas y sarmientos, descubriréis la actividad del tonelero y los tipos de madera para fabricar barricas… A lo largo del recorrido, realizaréis una cata virtual, jugando a descubrir los aromas, colores y sabores del vino; y hallaréis estaciones táctiles etiquetadas en braille. El Museo ofrece, además, la experiencia en 4D ‘En tierra de sueños’, en el que un Vinfo (duende del vino) invita al público a conocer el patrimonio, tradición y cultura de Rioja Alavesa. 

 

 

Las 17 bodegas de la Ruta del Vino de La Mancha se vuelcan en desvelar a los más pequeños el secreto de la elaboración del vino. Cuevas de barricas, catas de los primeros mostos, el tradicional pisado de la uva, paseos entre viñas, ver los campos de viñedos desde un globo o incluso el tren que te lleva a la tierra de gigantes. 600.000 hectáreas de llanura manchega impregnada de vino desde sus raíces cuyos bodegueros son muy conscientes del atractivo que la vendimia tiene para los niños. Mancharse, reírse y sentir las uvas en sus pies participando del pisado tradicional. Una experiencia que se completa con el Tren de los Molinos que llega a Campo de Criptana con destino a la tierra de Gigantes acompañados del mismísimo Cervantes. 

La recién creada Ruta del Vino de Tarragona ofrece propuestas para todo tipo de público que van desde visitas a bodegas y viñedos con carruajes de caballos o picnics de productos de proximidad como embutidos y quesos entre las cepas. Entre sus actividades especialmente pensadas para las familias hay búsquedas del tesoro, escape rooms o diseño de etiquetas. 

Con el otoño llega la oportunidad de redescubrir con los niños la alegría de la vendimia de nuestros abuelos.